adiccion-a-la-marihuana.jpg

La marihuana es una sustancia psicoactiva que se obtiene a partir de la planta cannabis sativa. Se caracteriza por sus efectos tóxicos, ya que contiene THC (una sustancia química). Se trata de la droga más consumida en el mundo, la cual generalmente se fuma mezclada con tabaco en unos cigarrillos particulares que se suelen denominar porros.

Esta sustancia tiene numerosos efectos sobre las personas, los cuales dependen en gran medida de la concentración de THC que tenga la marihuana, de las características de cada individuo, del modo por el cual se consuma e incluso del ambiente en el cual se tome. De los efectos es posible destacar que relaja y desinhibe, lo que puede parecer bueno, pero la realidad es que la marihuana trae consigo ciertos riesgos, especialmente para aquellos individuos que la consumen de forma habitual. Las complicaciones en cuestión son: alteraciones psicológicas de todo tipo, dificultades para concentrarse, pérdida de la memoria, alteraciones en la percepción, fatiga y disminución de la motivación.

Los adictos a la marihuana tienen serios problemas para aprender e incluso pueden presentar en su cerebro secuelas muy similares a las que dejan otras drogas más potentes consumidas frecuentemente, como por ejemplo la cocaína.

Además de esto, es importante destacar que los fumadores de marihuana pueden presentar los mismos problemas respiratorios que los que fuman tabaco, a pesar de que comúnmente se piense que no. Los adictos a la marihuana pueden tener síntomas de bronquitis crónica, tos, catarros y flema diariamente, sin dejar de mencionar que el consumo continuo de esta sustancia puede hasta destruir el tejido pulmonar y hacer que éste no funcione correctamente.

Por último, no podemos dejar de mencionar que los adictos a la marihuana no sólo presentan alteraciones psicológicas y físicas, sino que también son capaces de generar en el adicto bajo rendimiento en estudios o trabajo, pérdida de distintas habilidades, aislamiento de la familia o amigos e incluso la participación en actos delictivos.