extasis.jpg

Con el nombre éxtasis se conoce a un tipo de droga psicoactiva de origen sintético, la cual tiene propiedades tanto estimulantes como empatógenas. Si bien es muy similar al MDA, es fundamental considerar que son dos clases de sustancias diferentes.

Es importante tener en cuenta que consumir éxtasis trae consigo numerosos efectos, tanto físicos como psicológicos. Es por esto que, en esta ocasión trataremos sobre las diversas consecuencias que tiene el éxtasis, tanto inmediatos como a largo plazo.

  • Físicos: El éxtasis, cuando es consumido, aporta energía y una alta sensibilidad. Asimismo, brinda una tolerancia mayor a la fatiga, ansiedad, taquicardia, arritmia e hipertensión. Por otro lado, no podemos dejar de mencionar que quienes consumen esta sustancia pierden el apetito, tienen la boca reseca, alta sudoración, se deshidratan fácilmente y presentan hipertermia y sobreestimulación. Esta sustancia en altas dosis provoca nauseas, vómitos, temblores, hiperactividad, escalofríos y deshidratación grave. Por último, no podemos dejar de mencionar que los adictos al éxtasis pueden experimentar problemas cardíacos o renales con posibilidades de morir.
  • Psicológicos: En lo que respecta a lo psicológico, cuando se consume éxtasis se siente ansiedad, irritabilidad, sensación de euforia y placer, sensación de empatía con otras personas, locuacidad, omnipotencia. En altas dosis, los consumidores pueden presentar ansiedad, pánico, confusión, insomnio, sicosis y alucinaciones. Una vez que las sensaciones anteriores se esfuman, se producen estados de fatiga, inquietud y depresión, los cuales pueden durar varios días, aún cuando se deja de consumir la sustancia en cuestión. Por último, no podemos dejar de mencionar que el éxtasis puede provocar abuso y dependencia.