efectos-de-dejar-de-fumar.jpg

Abandonar un vicio tan fuerte como es el de fumar no es simple. Una de las principales razones es que la nicotina es una sustancia muy adictiva, pero además la gran mayoría de las personas ven las ventajas de dejarlo y los peligros de continuar fumando como situaciones muy lejanas para ellos.

Dejar de fumar implica brindarle salud no sólo al propio organismo, sino también al de todas las personas de nuestro entorno. Abandonar el hábito del tabaco trae consigo una gran cantidad de beneficios, de los cuales podemos destacar que se mejora en gran medida tanto la cantidad como la calidad de los años de vida.

Además de todo esto, urge destacar los efectos que tiene sobre el cuerpo dejar de fumar. Una persona que está acostumbrada a consumir grandes cantidades de cigarros, obviamente presenta ciertos cambios cuando empieza a abandonar el vicio. Es por esto que, a continuación explicaremos más detalladamente los efectos de dejar de fumar, tanto los inmediatos como los de largo plazo:

  • 20 minutos: La presión sanguínea, el ritmo cardíaco y la temperatura corporal bajan al nivel normal.
  • 8 horas: La cantidad de monóxido de carbono en la sangre baja a la mitad, sin dejar de mencionar que la cantidad de oxígeno en la misma sube a su nivel habitual.
  • 48 horas: Disminuyen las probabilidades de sufrir un ataque al corazón. La nicotina abandona completamente el organismo. El sentido del gusto y del olfato comienzan a recuperarse.
  • 72 horas: Se facilita la respiración. Aumenta la energía.
  • 2 semanas: Mejora la circulación. Caminar y correr es mucho más simple.
  • 3 a 9 meses: Desaparecen la tos, los jadeos y los problemas respiratorios.
  • 1 año: Las probabilidades de padecen una ataque al corazón se reducen a la mitad.
  • 5 años: El riesgo de sufrir una embolia se reduce casi tanto como el que posee un no fumador.
  • 10 años: El riesgo de padecen cáncer de pulmón es el mismo que el de un no fumador.
  • 15 años: El riesgo de tener un ataque cardíaco será un mismo que el de un no fumador.  

 Otros cambios (no tan agradables) al dejar de fumar son la irritabilidad y el aumento de peso.